lunes, 22 de septiembre de 2008

¡Esto NO es Danza Arabe!

Últimamente pudimos observar en el famoso programa televisivo de Tinelli “Bailando por un sueño” como interpretaron, o mejor dicho, malinterpretaron al género de la danza árabe.
Este programa tienen una gran difusión, por lo tanto cada baile interpretado tiene mucha repercusión mediática. Lamentablemente, en el caso de la Danza Oriental no fue positiva. Es decir, los participantes y el programa ¿cumplieron con su objetivo de lograr alto raiting? Sí. Pero, ¿a costa de qué? El costo fue difamar tanto a la danza árabe, como arte y como representación cultural de una comunidad, como a las bailarinas que lo interpretan.

Para los que nunca vieron un espectáculo de Danza del Vientre y su única referencia de este baile es “Tinelli”, quisiera aclarar algunos puntos:
1- Primero y principal, la danza árabe es sensual, y no sexual.
2- En un show, la odalisca baila siempre con pollera y nunca, bajo ninguna circunstancia, se desviste.
3- El hombre puede acompañar a la bailarina, pero desde una actitud masculina de respeto hacia la mujer.
4- El “juego” de sensualidad es desde la mirada, nunca hay contacto entre los cuerpos de los bailarines.
5- La bailarina puede bailar en el piso, pero lo hace sola y siempre de manera femenina y delicada. Nunca se va a ver a una bailarina junto al bailarín haciendo movimientos obscenos o de fuerte connotación sexual.

En mi opinión, se puede entender la necesidad de cambiar un poco el estilo de la danza para que pueda entrar en la estructura de este show tan popular. Por ejemplo, el uso de elementos: velos, bastón, alas, chinchines, sable; para realzar la espectacularidad del baile (aunque los elementos estén mal empleados y no coincidan con su música y estilo correspondiente). Pero, lo que me parece una falta de respeto, es que conviertan esta hermosa danza en algo que no es. Y manchen el nombre de todas las bailarinas y profesoras que con tanto esfuerzo luchan para que esta danza se difunda dentro de su contexto cultural correspondiente y sea apreciado por lo que realmente es: arte.